El Abogado General del TJUE se pronuncia sobre las cláusulas IRPH: un paso más cerca de la victoria.

El informe del Abogado General es el trámite previo a la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que llegará previsiblemente a finales de este año o principios del próximo. Se trata de un informe no vinculante, pero en la mayoría de los casos el Tribunal dicta sentencia de acuerdo al criterio del Abogado General. Debemos ser prudentes y considerar este informe como un avance, pero no como una victoria definitiva, ya que aún debe pronunciarse el TJUE y después, la contienda continuará en los tribunales españoles.

IRPH

Para poner en antecedentes al lector, evitando reiteraciones, me remitiré al artículo publicado sobre este asunto el pasado año en la página web del despacho colaborador ActivaT. En 2017 el Tribunal Supremo falló a favor de la Banca, pero los votos particulares de los Magistrados Orduña Moreno y Arroyo Fiestas dejaban espacio para la esperanza. Pocos meses más tarde, un caso de IRPH llegó al TJUE y en esas estamos, tras un informe favorable de la Comisión Europea, ahora llega el informe del Abogado General del TJUE, también favorable. Si bien el Tribunal no está obligado a seguir el criterio de ninguna de las instituciones que se han pronunciado con anterioridad, la estadística nos dice que lo hace en la mayoría de los casos y por tanto tenemos motivos para ser moderadamente optimistas. En cualquier caso, todos debemos tener claro dos cuestiones:

  • Una sentencia favorable del TJUE, en caso de producirse, no va a garantizar automáticamente la victoria en las demandas de IRPH. Aumentaría en gran medida nuestras posibilidades y sería muy esperanzador para los miles de afectados, pero después de la sentencia del TJUE seguirá quedando un largo camino por recorrer hasta conseguir sentencias firmes de los tribunales españoles que declaren la nulidad de las cláusulas IRPH.
  • El TJUE no declara abusivas las cláusulas de las hipotecas, más bien establece criterios para que los jueces españoles (y de los demás Estados miembros de la UE) interpreten el Derecho Comunitario y decidan cuándo una cláusula es abusiva. Por ejemplo, el TJUE puede decir, y esperamos que así sea, que el Tribunal Supremo estaba equivocado en la mayoría de sus argumentos de su sentencia de 2017 sobre el IRPH, puede establecer los criterios por los cuales se llega a la conclusión de que una cláusula es abusiva y cuáles son las consecuencias de esa decisión. Pero una vez esto ocurra, tocará seguir luchando en los tribunales españoles.

Sin más dilación, os dejo el enlace al informe del Abogado General y comentaré resumidamente las conclusiones sobre las cuestiones planteadas:

  • Una cláusula contractual pactada entre un consumidor y un profesional, como la relativa al IRPH, que fija un tipo de interés tomando como valor de referencia uno de los índices de referencia oficiales legales que pueden ser aplicados por las entidades de crédito a los préstamos hipotecarios con tipo de interés variable, no está excluida del ámbito de aplicación de la Directiva, y por tanto los jueces españoles pueden comprobar si el banco ha proporcionado información clara y comprensible y a determinar si dicha cláusula es abusiva. En otras palabras, aunque el índice IRPH estuviera regulado en la ley y su uso fuera legal (valga la redundancia), es el banco quien decide estipular en el contrato el IRPH o cualquier otro índice y, por tanto, tiene la obligación de facilitar al consumidor una información clara y comprensible, de manera que si no cumple su obligación la cláusula puede ser declarada abusiva por los jueces.
  • Los jueces españoles pueden apreciar el carácter eventualmente abusivo de una cláusula, como la relativa al IRPH, incluso si es una cláusula que afecta al objeto principal del contrato que ha sido redactada de manera clara y comprensible, porque el artículo 4.2 de la Directiva no fue traspuesto al Ordenamiento Jurídico de España. Esto significa que aunque el IRPH afecta al precio del contrato (el tipo de interés), la transparencia, información clara y comprensible de la cláusula no es el único criterio para que el juez valore si es abusiva o no, sino que también puede tener en cuenta el hecho de que la cláusula provoque un desequilibrio grave en los derechos y obligaciones de las partes.
  • El banco debe cumplir con una exigencia de transparencia e informar de manera clara y comprensible al consumidor sobre el método de cálculo del IRPH y los elementos que lo componen, esto implica especificar la definición completa del IRPH empleado, las disposiciones legales donde se regula y además, muy importante, la evolución que el IRPH escogido ha tenido en el pasado. Según nuestra experiencia, la mayoría de los préstamos hipotecarios no incluyen en su clausulado una información completa sobre el método de cálculo del IRPH, ni una definición completa del índice según la normativa que lo regulaba, pero absolutamente ninguno (hasta que alguno me demuestre lo contrario) se preocupó de informar al consumidor sobre la evolución que ha tenido el IRPH en el pasado.

El Abogado General concluye recordando que corresponde al juez nacional, a los jueces españoles en este caso, comprobar, teniendo en cuenta el conjunto de circunstancias que rodearon la celebración del contrato, por una parte, si el contrato expone de manera transparente el método de cálculo del tipo de interés, de manera que el consumidor estuviera en condiciones de valorar, basándose en criterios precisos e inteligibles, las consecuencias económicas que del mismo se derivaban para él y, por otra parte, si este contrato cumple con todas las obligaciones de información previstas en la normativa nacional, es decir, en las leyes de España.