Igualas de servicios jurídicos: tus necesidades legales cubiertas todo el año

Tanto si eres un trabajador asalariado como si eres pensionista o tienes un pequeño comercio, sé lo que necesitas y te ofreceré un asesoramiento legal permanente, durante todo el año, personalizado, ajustado a tus necesidades reales y a un precio asequible, ya sea en una cuota anual o en plazos mensuales.

Asesoramiento jurídico
Igualas de servicios jurídicos: tus necesidades legales cubiertas todo el año.

Si tus necesidades de asesoramiento legal se reducen a alguna consulta esporádica cada tres o cuatro años, quizás no necesites contratar una iguala o tarifa plana de servicios jurídicos, pero si te enfrentas a lo largo del año a varias situaciones que requieren la asistencia de un profesional, quizás deberías plantearte esta opción, porque sin duda te resultará más económica que pagar a un gestor o abogado cada vez que tengas dudas y mucho más segura que ponerte a buscar en Internet la solución a tu problema. Dependiendo de tus necesidades concretas, diseñaremos un plan de asesoramiento con una tarifa ajustada, que tendrá el alcance, la periodicidad y amplitud que tú necesites, ni más ni menos.

Lo que necesitas si tienes un pequeño comercio o te dedicas a cualquier actividad profesional: asesoramiento fiscal, laboral y protección de datos personales. Por supuesto, tus necesidades en cada campo variarán en función de la actividad a la que te dediques, pues no presenta los mismos requerimientos en materia de protección de datos un bar o una tienda de ultramarinos, en que sólo se tratan los datos de algún empleado y proveedores, que una clínica dental o una consulta de fisioterapia, donde se tratan multitud de datos sensibles de pacientes; del mismo modo que no presenta la misma complejidad el asesoramiento tributario en régimen de módulos que en estimación directa (IRPF), ni en régimen general que en recargo de equivalencia (IVA).

Lo que necesitas como trabajador asalariado: la afiliación a un sindicato de clase es siempre una buena opción para la defensa conjunta de los intereses de los trabajadores y trabajadoras, pero en cualquier caso yo te ofrezco asesoramiento laboral y de Seguridad Social durante todo el año. Para estar informado sobre el salario, los complementos, pluses, pagas extraordinarias, etc., que te corresponden por categoría en un determinado sector, para conocer las consecuencias que puede tener la venta de tu centro de trabajo a otra empresa, para saber qué opciones tienes ante una modificación unilateral de tus condiciones de trabajo, para tramitar la solicitud de la prestación por desempleo, gestiones relativas a tu pensión de jubilación, entre otros asuntos.

Lo que necesitas como consumidor y usuario: ya tengas un pequeño negocio o trabajes por cuenta ajena, seguro que te surgen de cuando en cuando dudas o problemas relativos a la vivienda, ya sea en alquiler o en propiedad con hipoteca, el coche, muebles, electrodomésticos, la factura de la luz o del teléfono. La avería del termo de gas que el arrendador no quiere hacerse cargo de reparar, el defecto de fabricación del coche que compraste, las comisiones de mantenimiento que te cobra el banco por una cuenta que sólo usas para pagar la hipoteca, la compañía telefónica que se niega a darte de baja, la empresa que entrega tus datos personales a un fichero de morosos con motivo de una deuda inexistente, etc.

Si tienes que pagar a un profesional por cada consulta o gestión, cada una de las veces que tienes pequeñas dudas o problemas y reclamaciones de baja cuantía, probablemente sea económicamente inasumible para ti y por ello la mejor opción quizás sea contratar una iguala de servicios jurídicos permanente, para todo el año, con una tarifa cerrada y una gama de servicios diseñada a tu medida. Es decir, no hay una iguala idéntica para todo el mundo, sino que ésta se planificará atendiendo a las necesidades concretas de cada cual. Si yo te ofrezco una tarifa de consultas ilimitadas cada año, puede que el precio sea muy elevado y a ti no te interese, entre otras cosas porque probablemente no tendrás tantas dudas o problemas que requieran un servicio de esa amplitud, y que en cambio te interese más, por ejemplo, un bono de cuatro consultas o reclamaciones al año.

Mis igualas de servicios jurídicos no incluyen la intervención en procedimientos judiciales o litigios, que se tratan de manera independiente, pero te puedo asegurar que un buen asesoramiento es útil para estar informado de antemano y tomar decisiones acertadas, ya sea a la hora de firmar un contrato, pedir un presupuesto o presentar una reclamación amistosa dirigida a la empresa o a la Administración, que muchas veces sirven para solucionar el problema y evitar pleitos innecesarios.

A veces es necesario interponer una demanda judicial para hacer valer tus derechos y otras veces no lo es, ya sea porque el problema se puede resolver por otros medios o porque el asunto no es viable y, por tanto, puede terminar peor que como empezó. Precisamente, éste es uno de los motivos para contratar una iguala de servicios jurídicos con mi despacho: información especializada para prevenir el problema antes de que ocurra y para tratar de resolver conflictos mediante la negociación y el acuerdo siempre que sea posible.

Mi filosofía es que el cliente no tenga que adaptarse al servicio que se le ofrece, sino que el servicio del asesor se adapte como un guante a sus necesidades. Explícame lo que necesitas y te daré presupuesto sin compromiso.

Soy autónomo y quiero dejar la actividad: ¿tengo derecho a paro?

Muchos profesionales autónomos se preguntan si cuando dejen de desarrollar su actividad profesional o empresarial tendrán derecho a percibir la prestación por cese de actividad. La realidad es que gran parte de las solicitudes son desestimadas por la Administración, aduciendo el incumplimiento de los requisitos, los cuales resultan en conjunto de muy difícil observancia para el trabajador. En las siguientes líneas analizamos los requisitos para solicitar la prestación por cese de actividad.

impuestos

De conformidad con la Ley General de Seguridad Social y el Real Decreto 1541/2011 de 31 de octubre, los trabajadores autónomos tendrán derecho a la prestación cuando cumplan los siguientes requisitos:

  • Estar afiliados al RETA y en alta.
  • Solicitar la baja en el RETA por cese de actividad.
  • Tener un período mínimo de cotización por cese de actividad de 12 meses continuados e inmediatamente anteriores al cese.
  • Que el cese de actividad se deba a razones económicas, técnicas, organizativas o productivas, causa de fuerza mayor, pérdida de licencia administrativa, violencia de género, divorcio o separación matrimonial.
  • No haber cumplido la edad ordinaria de jubilación, salvo que el trabajador no tuviera acreditado el período de cotización necesario para causar la pensión.
  • Estar al corriente en el pago de las cuotas a la Seguridad Social.
  • Acreditar la disponibilidad para reincorporarse al mercado laboral.

El Real Decreto-Ley 28/2018 de 28 de diciembre ha introducido para el año 2019 varias novedades en la Ley General de Seguridad Social que afectan a la prestación por cese de actividad. En primer lugar, se establece el carácter obligatorio de la protección por cese de actividad y, por otro lado, se amplía el período de percepción de la prestación de 12 a 24 meses.

Por tanto, la duración de la prestación estará comprendida entre 4 y 24 meses, dependiendo de si la edad del solicitante es inferior o superior a 60 años y de los períodos de cotización efectuados entre los 12 y 48 meses anteriores a la situación legal de cese de actividad.

Por su parte, la cuantía de la prestación asciende al 70% de la base reguladora, calculada según el promedio de las bases de cotización durante los 12 meses anteriores a la situación de cese. No obstante, por imperativo legal la cuantía mínima de la prestación será del 107% del IPREM cuando el trabajador tenga hijos a su cargo y del 80% cuando no los tenga, mientras que la cuantía máxima será del 175% del IPREM cuando el trabajador no tenga hijos a su cargo y del 200% o 225%, respectivamente, cuando tenga 1 o más hijos a su cargo.

La acreditación de los requisitos exigidos puede resultar bastante compleja, en especial cuando el cese de la actividad se debe a razones económicas, ya que dependiendo del volumen de la disminución de ingresos y los períodos en que ésta se venga produciendo, la solicitud de la prestación presentará mayor o menor viabilidad.

Espero que este artículo te haya resultado de interés y quedo a tu entera disposición para asesorarte y acompañarte en los trámites necesarios.