Acerca de la Firma

ANTES DE SEGUIR NAVEGANDO, AVISO IMPORTANTE SOBRE COOKIES:

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios y mejorar sus servicios. Si continúas navegando, consideraré que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en el apartado “Información sobre uso de Cookies”, situado en el lateral izquierdo de tu pantalla (PC) o en la barra desplegable (Móvil).

Profesionalidad y rigor para prestar el mejor servicio al cliente.

Mi nombre es David Burrero del Castillo, soy abogado en ejercicio con despacho abierto en Dos Hermanas (Sevilla) desde hace más de 3 años. Mi especialidad es la Defensa de Consumidores y Usuarios en el ámbito financiero, así como el Derecho Laboral; a ello me he dedicado desde mis inicios. A su vez, una formación sólida y versátil en el Derecho Civil me permite aportar a mis clientes la máxima seguridad jurídica en las operaciones inmobiliarias que necesitan realizar.

La apuesta por la negociación y los medios alternativos para la resolución de conflictos, como la conciliación o la mediación, es una de las señas de identidad de este despacho, con el fin de evitar los litigios a menos que sean realmente necesarios para la salvaguarda de los derechos del cliente, una vez agotadas otras vías de solución. Hay muchísima razón en aquel aforismo: “mejor un mal acuerdo que un buen pleito”; porque nunca se sabe lo que ocurrirá durante el trascurso de un Juicio en la Sala de un Tribunal, o qué valoración de la prueba hará el Juzgador a la hora de dictar Sentencia.

Éste no es un despacho low cost. Aquí se presta un servicio jurídico personalizado, dedicando el tiempo y recursos necesarios a cada asunto, por tanto, si bien se intenta siempre ajustar el presupuesto y la forma de pago a la capacidad económica de cada cliente, no se prometen resultados a coste cero porque no es realista ni ético. Por atractiva que pueda resultar la oferta de un servicio legal gratuito, detrás de esa publicidad suele haber letra pequeña que, posteriormente, se traduce en sorpresas; te aseguro que los abogados, al igual que el resto de profesionales, no trabajan gratis.

En cuanto a mi sistema de trabajo, considero que el correo electrónico y las videoconferencias son fundamentales hoy en día, por ello hago un uso habitual de estos sistemas para relacionarme con mis clientes. Quiero decir, si puedo evitar un desplazamiento innecesario a mi cliente, poniendo a su disposición un correo electrónico para que me envíe determinada documentación, lo haré. Pero no creo en los modelos 100% online; prefiero, en cambio, hacer un uso razonable de las nuevas tecnologías, atendiendo a mis clientes de manera personal cuando la inmediación resulta necesaria para formarme un criterio sólido sobre el caso.

Decirte también que colaboro con otros despachos de abogados, tanto locales como de otras regiones de España, pero no encontrarás aquí una plataforma digital que subcontrata abogados en condiciones de precariedad, sino a un abogado al que contratas directamente cuando puede ayudarte con tu problema o bien te recomienda contactar con un compañero/a especialista en lo que necesitas, fomentando así las relaciones profesionales basadas en la cooperación y la solidaridad. 

Si quieres saber más sobre lo que hago y en qué puedo ayudarte, te invito a consultar el apartado áreas de práctica y las entradas sobre cuestiones jurídicas de interés que voy publicando periódicamente en la sección noticias. Verás que, sin perjuicio de que mi especialidad es la que te indicaba al principio de esta presentación, ofrezco a mis clientes una amplia gama de servicios jurídicos.

Si quieres saber mis honorarios por el asesoramiento o defensa en algún asunto, no encontrarás en este sitio web una carta de precios cerrados por cada servicio, así que mejor contacta directamente conmigo y explícame tu caso. La mayor parte de los servicios de un abogado no pueden ofrecerse al mismo precio siempre, porque cada caso es diferente y presenta muchas particularidades, tantas como la persona que hay detrás del mismo y que requerirá toda mi atención y compromiso. Aunque en ocasiones esto sea percibido por los usuarios como una actitud poco transparente, comprobarás que el modo más transparente que existe es la información individualizada del trabajo que en cada caso se va a realizar y los honorarios por cada actuación concreta a lo largo del proceso.